miércoles, 23 de diciembre de 2015

Felices Fiestas

Desde Ciencias Ocultas os queremos desear un Año lleno de Magia, Misterio, Enigmas, Felicidad, Armonía, Buenas Vibraciones, etc.
Felices Fiestas y Feliz Año 2016.
Fuerteventura, 23 de Diciembre de 2015

domingo, 13 de diciembre de 2015

Tunguska

El treinta de junio de 1908 los cielos de Europa Oriental, Siberia, Rusia y Escandinavia se iluminaron sin motivo aparente. Los instrumento del observatorio científico de Irkutsk, detectaron una fuerte fluctuación en el campo magnético terrestre, el sismógrafo de Tomsk, en San Petersburgo, registró una leve sacudida sísmica. Poco después el 3 de julio de 1908 el diario New York Times publicó un titular que decía “Aparecen unas luces increíbles en los cielos del norte”
El astrónomo ucraniano don R. Rubtsov, estudió en profundidad el suceso acontecido sobre la taiga siberiana en 1908. Si bien otros han efectuado otros estudios sobre la explosión de ocurrida en la taiga siberiana, este científico efectuó el análisis desde todos los ángulos posibles, sin descartar ninguna hipótesis, incluida la del accidente sufrido por un ingenio volador no identificado.
Al término de la Segunda Guerra Mundial, un ingeniero y escritor de ciencia ficción soviético, dedujo que el extraño pasaje fue provocado por la explosión del motor nuclear de una nave espacial a su paso por esta región rusa. ¿En qué se basaba para efectuar tal hipótesis?
Simplemente en las declaraciones realizadas por los diferentes testigos, la mayoría de ellos nómadas siberianos, que aseguraron que un extraño objeto luminoso se precipitaba irremediablemente hacia el suelo, sin embargo momentos antes del impacto, ejecutó un viraje y cambio de dirección, como si tratara de evitar el fatal desenlace, algo contrastado con los análisis de los árboles aplastados por la onda de choque, los cuales se corresponden al impacto de un objeto volador procedente de una dirección este-
suroeste.Sin embargo, y como se menciona, los testimonios de la época hablaban de un rumbo sur o sureste para el objeto, y que éste posteriormente se modificó hasta hacerlo desde el este, algo impropio e imposible de ejecutar por ningún objeto natural terrestre, como una bomba volcánica, o procedente del espacio exterior como un meteorito o un cometa.
En 1958 la Academia de Ciencias Soviética declaró que la explosión se produjo en la atmósfera, y no en el suelo, por tanto no era atribuible al impacto de un meteorito normal. En 1961 se barajó la posibilidad de ser producida por la desintegración de un pedazo de cometa, el cual habría estallado por efecto del enorme calor producido por la fricción con la atmósfera. En el año 1975 no se encontraron trazas de radiactividad en la zona, pero se recordó que habían pasado casi setenta años desde el suceso, lo que consecuentemente podrían haber derivado en un descenso de esos valores.
Todas las expediciones que llegaron al lugar de los hechos, determinaron que no pudieron encontrar ningún cráter ni rastro o residuo correspondiente a aerolito alguno, sólo árboles calcinados desde la copa hacia el suelo, algunos de los cuales tenían sus troncos del mismo diámetro que un lapicero. Fue comparado con un “bosque de postes de telégrafo”.

Fuerteventura, 05 de Septiembre 2015

La Gran Pirámide


Nada hay tan sorprendente como las construcciones en el Antiguo Egipto y nada tan extraordinario como la Gran Pirámide. Desde Enigmas y Misterios nos sumergimos en las medidas de esta construcción.
Su reconstrucción tridimensional ha permitido descubrir sus medidas originales (100.000 veces el número pi) y demostrar que estaba coronada por una esfera de más de dos metros
Las investigaciones del arquitecto catalán Miquel Pérez-Sánchez durante más de diez años han permitido reconstruir por ordenador con gran exactitud la pirámide de Keops y determinar que estaba coronada por una esfera de más de 2 metros. Pérez-Sánchez, que ha presentado hoy la publicación del libro que recoge su tesis doctoral, ha explicado en la presentación que «del análisis de la pirámide se deduce que era una especie de enciclopedia del saber de su tiempo».
La Gran Pirámide, la edificación más importante del Reino Antiguo, fue construida durante el reinado de Khufu (2550 a.C. a 2527 a.C.), segundo faraón de la IV Dinastía, a quien Herodoto llamó Keops. Fue la primera de las 7 Maravillas del Mundo Antiguo y la única que ha permanecido en pie, y en la actualidad se encuentra desprovista de su recubrimiento original de bloques de piedra caliza blanca y su cima ha perdido 9 metros de altura, por lo que hasta ahora no se conocía su forma exacta, asegura Pérez-Sánchez. La esfera que coronaba la pirámide, dice el arquitecto, simbolizaba el Ojo de Horus y tenía por diámetro 2,718 codos reales (2,7 metros), la medida del número e. Añade que esta esfera de coronación estaba, a la vez, proporcionada con el Sol y con Sirio, la estrella más brillante del cielo, que estaba asociada a Isis.
Las investigaciones del arquitecto, que ha contado con el apoyo de un equipo pluridisciplinar, han permitido dibujar el monumento por ordenador con una exactitud de 4 decimales, lo que representa «100 veces superior a la precisión habitual en arquitectura». El dibujo tridimensional de la Gran Pirámide ha permitido descubrir sus medidas originales, analizarla y entender el significado histórico del monumento.
Conocimientos científicos insospechados
Pérez-Sánchez ha explicado que, además de la esfera de coronación, hoy desaparecida, esta reconstrucción ha posibilitado conocer «el ángulo de inclinación, de 51,84º; la plataforma de apoyo de la esfera, de perímetro pi (µ) codos reales; y la altura del vértice piramidal, de 277.778 codos reales, igual al cociente de dividir 1.000.000 entre 3.600».

A su juicio, el descubrimiento de la forma y medidas originales de la Gran Pirámide, y su reconstrucción y análisis, ha revelado «una arquitectura hecha de pura filigrana matemática y geométrica, geodésica y astronómica».
La superficie original de la pirámide, «hoy en estado ruinoso», era 100.000 veces el número pi (µ), por lo que se avanzan en unos 3.000 años al conocimiento de µ. Los egipcios que idearon Keops tenían «conocimientos científicos insospechados, entre los que cabe destacar el uso del Teorema de Pitágoras dos milenios antes del sabio de Samos, una precisión en la definición del número pi con 6 decimales que se adelantó en 3 milenios, así como el conocimiento del número e y de las medidas de la Tierra, del Sol y de Sirio que se anticiparon en más de 4 milenios».
Tumba... y cenotafio conmemorativo
La dependencia geodésica de la Gran Pirámide ha sido confirmada por relaciones de escala basadas en el sistema sexagesimal: «el meridiano terrestre puede obtenerse como 43.200 veces el perímetro del zócalo en contacto con la tierra; el radio polar, como 43.200 veces la altura total del monumento, y el perímetro medio de la Tierra, como 21.600 veces el perímetro total del zócalo».

A partir de los datos astronómicos aportados por Plutarco, han permitido situar el monumento en su contexto histórico: «En la Gran Pirámide, el faraón Khufu, al tiempo que construyó su tumba, edificó un cenotafio conmemorativo del Milenario del Diluvio en homenaje a sus antepasados muertos». Este hecho explica la causa de que Snefru, el padre de Khufu, construyera durante su reinado tres pirámides en busca de la pirámide perfecta: «Tenía una cita con la historia y este hecho explica el esfuerzo de los arquitectos de Khufu para incluir dentro de la Gran Pirámide los conocimientos del pasado».
El arquitecto apunta asimismo en su estudio que «la Gran Esfinge no es coetánea de las pirámides que la rodean, sino que sería de una civilización anterior que la esculpió con forma de león en el octavo milenio a.C.».
¡Buena Semana! Espero que hayas disfrutado la lectura y si te gustó, puedes compartir. Muchas Gracias.
Fuerteventura, 29 de Julio de 2015

La Calavera del Destino


Lo primero que nos viene a la memoria al hablar del enigma de la Calavera de Cristal es la Saga de Indiana Jones en el cine. Nada más enigmático y misterioso como esta leyenda que nos traslada al mundo Maya.
Las calaveras de cristal son modelos de cráneo humano tallado en cristal de cuarzo. Se asegura que existían trece calaveras, de las cuales solo nueve han sido encontrados. Se desconoce su procedencia, origen y antigüedad. Se cree que poseen poderes místicos sanadores y sobrenaturales.
El más famoso, lo encontró Mitchell-Hedges: La Calavera del Destino, de cinco Kg. de peso, está esculpida sobre cristal de cuarzo en una sola pieza. Es una copia casi exacta de una calavera humana, posiblemente femenina.
La perfección del tallado, la exactitud de sus detalles: el cráneo propiamente dicho y una mandíbula articulada, y su dureza, hacen de este objeto una pieza única y singular, tanto que los expertos afirmaban que solo se podía haber cortado y pulido con herramientas como el diamante.
Aún utilizando sofisticadas técnicas de láser, la simetría de las moléculas del cuarzo pueden llegar a fragmentarse si no se realiza con la suficiente precisión. Sin embargo, lo absolutamente incomprensible es que no existan marcas ni arañazos que demuestren la utilización de herramienta alguna; y de haberlo tallado a mano, como se suponía, el artesano o artesanos tenían que haber invertido más de trescientos años en finalizar la obra.
El misterio de las calaveras cuenta también con una leyenda en la que dicen que los mayas dispersaron por el mundo trece calaveras talladas, que heredaron de los habitantes de la legendaria Atlántida antes de que su continente se hundiera en el mar, y que cuando estas se hallen y reúnan en un solo lugar, será el tiempo en que la sabiduría de los atlantes se les transmitirán a los hombres con todo su conocimiento. La leyenda, en cambio, nos advierte que eso ocurrirá solamente cuando los hombres sean íntegros moralmente. Esta leyenda que se transmite como una tradición oral, ha contribuido al nacimiento de un mito, aquel de las calaveras malditas.
Si te gustó puedes compartir.
Fuerteventura, 07 de Septiembre de 2015