domingo, 24 de julio de 2016

La Magia y los Colores de las Velas



Gracias a todos y todas por la maravillosa acogida y seguimiento que realizáis a nuestras páginas. Abordamos en esta ocasión el mundo de las velas y su poder.
La historia de la utilización de las velas tiene su antecedente en la adoración que el hombre primitivo tuvo por el fuego. El fuego iluminaba la oscuridad, ahuyentaba la humedad, el frío, y protegía a nuestros antepasados de los animales y de las heladas, y sirve, aún hoy, para hacer digerible el alimento.
Para el pensamiento antiguo, el fuego es uno de los cuatro elementos o sustancias fundamentales que componen el mundo material: Aire, Agua, Fuego y Tierra. El mito más conocido que nos recuerda el origen celestial del fuego es la historia de Prometeo, que robó el fuego a los dioses para regalárselo a los hombres, poniendo en manos de la humanidad un arma poderosa para su evolución. De aquí que una vela apagada no signifique nada, o tan solo algo en potencia, pues su magia y su poder está justamente en poder proporcionar fuego y mantenerlo durante un determinado tiempo.
La danzante llama de las velas irradia un poder místico y, durante siglos, los brujos y los magos se han servido de ella como instrumento creador de la atmósfera adecuada para sus hechizos o para la adivinación. También desde hace mucho tiempo, el brillo de la llama de las velas confiere a las festividades religiosas un esplendor muy particular. Sin embargo, un ritual mágico con velas no es exclusivo de brujos y magos, de religiones o iglesias, casi todo el mundo ha llevado a cabo, en algún momento de su vida, un ritual con velas, quizás incluso sin darse cuenta de ello. ¿Se acuerda de la tarta de cumpleaños con las velas? ¿Una por cada año de su vida? ¿Recuerda que le dijeron que cerrara los ojos, se concentrara y pensara un deseo, y que, después de un soplo, las apagara todas? Ese probablemente fue su primer ritual con velas y seguramente no el único que tiene en su haber.
Los rituales con velas son básicamente simples. Para realizarlos tenemos desde las conocidas velas de cumpleaños hasta velas de altar, velas de sacrificio, velas astrológicas y un largo etc. ; también las hay de distintos tamaños y colores, de cera de abeja y de grasas animales.
Utilizar el fuego y las velas en un sentido mágico implica el conocimiento y dominio de los elementos que los componen. En el caso de las velas, se tira del hilo sutil de la luz, de la iluminación, del fuego espiritual que consume la materia obstructora… En el yoga, la mirada absorta en las llamas de las velas encendidas es un método de concentración que sirve para alcanzar un nivel espiritual superior que permite la visión interior y exterior a un tiempo.
Las luces de las velas tienen el poder de transmitir serenidad a nuestro espíritu como si fueran un puente con algún poder superior, probablemente por ello las fiestas religiosas se realzan de modo especial con la ayuda de velas encendidas. Todos conocemos los rituales católicos, romanos y judíos, en iglesias y sinagogas, en procesiones, funerales, bautismos, ante imágenes de santos como pidiendo ser tenidos en cuenta, vistos, recordados, favorecidos.
En el enlace que tienes a continuación abordamos los colores de las velas, velas para cada signo astrológico, rituales y mucho más.
Espero que hayas disfrutado de la lectura y si te ha gustado puedes compartir.
Fuerteventura, Marzo de 2015

Los Colores de las Velas
Como prometíamos anteriormente pasamos a describir el color de cada vela, su uso, correspondencia astrológica y principales características según la tradición mágica. En muchas ocasiones nos encontramos en internet o en libros publicados en papel, unos colores y características que no se corresponden con lo aquí escrito y con la tradición mágica. Lógicamente, libre albedrio para utilizar el que más os guste.

Blanca -Luz, Pureza, Iluminación, Energía Positiva, Esperanza, Devoción, Consuelo, Curación, Búsqueda de la Verdad, Alta Espiritualidad, Protección, Maternidad, Bebés. Es la vela que sirve para todo. Se la considera la vela “comodín”, porque sino tienes otro color, con la blanca la sustituyes. Se la asocia al Dios Puro, a la Diosa Doncella o Virgen y al Gran Espíritu. Luna

Verde– Prosperidad, Trabajo, Suerte, Abundancia, Crecimiento, Dinero, Salud, Operaciones, Matrimonio, Fertilidad, Equilibrio, Buenas Cosechas, Naturaleza. Se la asocia al Dios Verde, a Cernunnos y al Señor del Bosque. Venus

Roja– Pasión, Sexo, Energía, Contra Enemigos, Fuerza interior, Acción, Coraje, Voluntad, Actividad, Recuperación de personas tristes y deprimidas. Se la asocia a la Diosa Madre y al Dios en su aspecto de Amante. Marte

Amarilla– Estudios, Inteligencia, Abundancia, Dinero, Riqueza, Dispensación, Honor, Creatividad, Concentración, Memoria Aprendizaje, Intelecto, Inspiración. Se la asocia al Dios del Sol, al Niño infante de Yule y de Litha. Sol

Azul– Protección, Paz Interior, Relajación, Fe, Devoción, Niños, Honor, Justicia, Papeles y Trámites Legales, agudizar la inteligencia, los sentimientos bondadosos y la inspiración. Se la asocia tanto al Dios Padre Cielo, como a la Diosa Madre del Mar y Reina del Cielo. Júpiter

Violeta– Transmutar energías, Espiritualidad, Calma, Auto-control, Cambios, Quitar Vicios y energías negativas. Se la asocia al Gran Espíritu, pues transmuta y eleva la conciencia hacia el Alma Universal.

Rosa– Amor Familiar, Cariño, Armonía entre Familiares, Niñas, Bondad, Ternura, Ausencia de todo mal, Hogar Feliz, Belleza. Se la asocia a la Diosa y a las ninfas. Venus

Naranja, Gris– Alegría, Estudios y Exámenes (para no quedarse en blanco), Prosperidad, Dinero, Abundancia, Negocios, Éxito. Se la asocia al Dios en su aspecto veterano de Lammas. También al Sol y a la energía de Yule. Mercurio

Negra– Quitar Negatividad, Sexo, Pasión, Riqueza, Fertilidad, Misterio, Alejar Enemigos y Personas no gratas. Se la asocia a la Vieja Anciana, el lado más veterano de la Diosa. También al Dios como Señor del Más Allá. En este sentido expresa el lado “misterioso” del Dios y de la Diosa, sus caras más trascendentales. Saturno

Celeste– Protección Angélica, Calma, Paz, Serenidad, Bienestar, Tranquilidad. Asociado a la Reina del Cielo, la Diosa como Señora del Universo. Júpiter

Marrón– Estabilidad, Seguridad, Firmeza, Prosperidad, Asentar lo bueno que tenemos, mantenerlo. Asociada a la Madre Tierra.

Oro– Éxito, Prosperidad, Dinero, Fortuna, Abundancia, Suministro, Sabiduría, Sol. Se lo asocia a la Divinidad en general. Al Gran Espíritu. Al Dios del Sol y a la Diosa Lucina. Sol

Plata– Dinero, Cobrar deudas, mejorar el Ambiente Familiar, Inspiración Lunar, Intuición, Psiquismo, Videncia, Curación y Protección. Se lo asocia a la Diosa Luna, a los Esbats y a la Magia Lunar. Luna.
Fuerteventura, Marzo de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario